Comentarios Recientes…

MAPAS EN VIVO

PASAJEROS A BORDO FERRYBALEAR.COM

LA SECCIÓN DE VÍDEOS FERRYBALEAR.COM

25 de junio de 2022

FERRYBALEAR

Ferrybalear.com, el punto de encuentro Salitrero con Todas las Noticias, Reportajes y Debate sobre la Actualidad de Puertos, Navieras y Ferries

Botafoc comienza a dar «signos de saturación puntuales»

FERRYPITIUSAS, Periódico de Ibiza

El puerto de Botafoc comienza a mostrar «signos de saturación puntuales». Así lo reconocieron este sábado fuentes de la Autoridad Portuaria tras preguntarles por lo sucedido hace escasas semanas, cuando un crucero tuvo que salir del puerto para que pudiera entrar un barco de línea regular.

Las mismas fuentes admitieron que «en días de verano en los que las escalas están muy ajustadas, cualquier retraso en los horarios provoca desajustes en la programación». «Confirmamos», añadieron, «estos signos de saturación puntuales».

Desde el pasado 1 de mayo se han producido en el puerto de Ibiza un total de 12.754 escalas, de las cuales solo 43 corresponden a cruceros y el resto a embarcaciones de línea regular (pasajeros y mercancías), según los datos que ofrece la Autoridad Portuaria en su página web. Con respecto a 2020, año de la pandemia de COVID-19 y de paralización de la economía a nivel mundial, estas escalas fueron 8.743, lo que supuso un 45,88 % menos que las registradas este año. En los meses más fuertes de la temporada, julio y agosto, el total de escalas fue de 4.231, un 10,79 % más de las registradas el año anterior. El número registrado de escalas de cruceros en el mismo periodo fue de 13.

Entre el 1 de mayo y el 17 de noviembre de 2019, año considerado de récord para la actividad turística en Ibiza, se produjeron en el puerto estatal de la isla un total de 16.142 escalas, mientras que en 2018 fueron 15.811.

Rebajar la presión sobre Ibiza
Para el delegado de la Asociación de Empresarios de Actividades Marítimas en Ibiza y Formentera, Rafael Cardona, la saturación de Botafoc es evidente «en momentos puntuales». En su opinión, una «posible solución» al problema sería «dejar abierto el puerto de Sant Antoni». Esta opción, añadió Cardona, «daría otras posibilidades a la isla».

«Si determinados barcos que están operativos pudieran atracar en Sant Antoni», apuntó el delegado de Apeam, «rebajarías la presión sobre el puerto de Ibiza». Cardona dejó también claro que la «congestión» de Botafoc no la provocan «los ferris que atracan a las 06.00 horas y llegan llenos de repartidores». Y añadió: «Lo que se está viendo es que el puerto de Ibiza se congestiona de manera puntual y esto se acentuará el año que viene porque ya se está hablando de que vengan más cruceros».

La posibilidad de permitir que la dársena de Sant Antoni vuelva a recibir barcos de línea regular no parece viable en estos momentos. Gestionado por el Govern balear, este puerto lleva cerrado a este tipo de tráfico desde 2018. Se aprobó una moratoria que debía durar hasta finales de 2020 pero, ante la falta aún de un proyecto definitivo, esta se ha ido prorrogando y, en estos momentos, el puerto sigue cerrado a este tráfico.

En realidad, el Govern sí dio luz verde al atraque de buques de pasajeros en la Villa de Portmany pero lo hizo poniendo como condición que el transporte se hiciera en barcos de hasta 65 metros de eslora. Algo imposible considerando que ninguna de las navieras que opera en Ibiza tiene embarcaciones de este tamaño. Rafael Cardona explicó en este sentido que «para hacer según qué travesías, un barco de 60 metros es de difícil justificación». Las navieras operan con embarcaciones de mayor tamaño (salvo el Nixe, de Balearia) y lo hacen porque, según Cardona, «no se trata solo de tener un barco capacitado sino dar a los pasajeros la confortabilidad suficiente».

«Estamos transportando a personas», explicó el delegado de Apeam, «y si tienes a alguien que se marea y le metes dos horas y media de candela con mala mar, cuando llega a Ibiza lo tienes que llevar al hospital».

Barcos de 70 metros
Cardona dejó claro que operar con el puerto de Sant Antoni no tiene que significar forzosamente «hacerlo con barcos de 100 metros de eslora». Y es que existen en el mercado embarcaciones de 70 metros, cinco más de los que actualmente permite la moratoria del Govern, que tienen «sistemas de estabilización y prestaciones suficientes» como para ofrecer el servicio sin problemas. «Algo tendrán que hacer en Sant Antoni», concluyó Rafael Cardona, «porque el Govern no se puede permitir el lujo de tener cerrado este puerto. O toma otro camino para darle el gusto al Club Náutico de Sant Antoni o es más permisivo y un poco más elástico y coge la eslora de 70 metros».

El rechazo del Govern
La opción de Sant Antoni está sobre la mesa pero la Autoridad Portuaria prefiere no pronunciarse al respecto. No así el Govern balear. Fuentes de la Conselleria de Movilidad, dirigida por el socialista Josep Marí Ribas, indicaron este sábado que el futuro de esta dársena está pendiente del Plan General de Puertos, «ahora mismo en tramitación». Este documento debe contener, a su vez, el plan de usos del puerto de Sant Antoni, que no se desarrollará hasta que no esté aprobado el general. Mientras tanto, el puerto seguirá cerrado a este tipo de tráfico.

Las mismas fuentes indicaron que ya han informado al Ayuntamiento de Sant Antoni de las inversiones que quieren realizar allí. Y añadieron que, además, están «a la espera» de convocar la comisión de seguimiento acordada tanto como Sant Antoni como con Sant Josep.